dilluns, 21 de maig de 2012

Noticies de Honduras


Buenas tardes, amigos. En la fiesta de la Ascensión del Señor, puedo dedicaros un ratito. ¡En esta fiesta tan consoladora!.
Vamos acompañando la vida cristiana de este pueblo. Estamos celebrando el primer Sínodo diocesano, que esperamos que sea muy fructífero para nuestra diócesis, que ha quedado más pequeña por la desmembración de la diócesis de La Ceiba.
El día de Pentecostés, comienza la misión en nuestra zona. Ahora la diócesis tiene solo tres zonas, y nosotras estamos en la zona 1. Nuestra aldea es muy pobre, pero ahora hay mucha paz. Los robos y la violencia llegaron al colmo, parecía que aquí no se podía vivir, cosa que antes no ocurría; actuó la policía una noche , y parece con acierto, gracias a Dios. Nuestra aportación principal es la oración personal y la liturgia. Les ofrecemos todos nuestros servicios, cada día tienen misa y un sacerdote para las "urgencias". Ayudamos principalmente a los niños, muy abundantes en esta tierra, los sábados, que no tienen clase, y los domingos. Tienen ilusión para "hablar de Dios y para estar con Dios" dicen ellos. También  preparamos y ayudamos a los monaguillos, que aquí hay muchos, porque es un modo de coger a los chicos; que conozcan a los sacerdotes y a la Iglesia y se encariñen con ellos. Se sienten muy felices los chicos. Les adjuntamos algunas fotografías.
Es muy difícil la vida, económicamente, también para nosotras, no podemos llegar a cubrir las necesidades más elementales. Que la próxima fiesta del Espíritu nos fortalezca. Salidos de la comunidad y abrazos  Sor M. Dolores

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada